El fuego que se conectó (breve lectura)

Carta natal de Ada Lovelace
Carta natal de Ada Lovelace, «La encantadora de números» ©Tres Mancias

Esta mujer se dedicó a vivir su presente. Lejos de encontrar temas puntuales, podemos observar las relaciones kármicas habituales que ocurren durante cualquier tipo de reencarnación humana. Entre ellas, podríamos destacar el vínculo con el padre y el reencuentro amoroso con parejas de pasado. Al año de vida, su madre huyó con ella y abandonaron a su padre, Lord Byron, pero Ada decidió que la enterrasen junto a él a la hora de su partida física, en una especie de reencuentro psicológico ante la influencia de su propia madre.

Prácticamente sin esfuerzo alguno, logró desarrollar sus metas vitales ya que sus “instintos” natales concordaron con la necesidad de desarrollar su individualidad, su independencia y un enfático entusiasmo por la acción y por la velocidad. Como se dijo, fuertemente impulsada por su madre, Ada fue una mujer enérgica, femenina y masculina al mismo tiempo: se dedicó a las matemáticas y ayudó en el diseño de la primera máquina de calcular. Hacia el final de su reencarnación profundizaba en algunas relaciones contraídas, fijaba vínculos y desarrollaba comunicaciones más cercanas con su entorno inmediato.

En términos generales, ello pudo significar un enlentecimiento del movimiento de la energía, una cierta densificación de lo que hasta el momento se presentaba como fácilmente fluido, versátil y flexible. Con esta disposición kármica, la libertad para moverse nos brinda un claro ejemplo de que las operaciones de transmutación no siempre coinciden con un parámetro de volatilidad/densidad sino que se definen en torno a movimentos kármicos mucho más abarcativos que los que supone el interjuego luz/oscuridad: luego de arder, el aire se densifica, cae la lluvia, el fuego se apaga y todo se renueva.

Más allá de todo, esta persona vivió tal como quiso vivir, en una expresión sagitariana pocas veces vista: la que le permitió autodefinirse por sobre las brumas de su anterior conciencia, y según los objetivos de su propia intuición, imaginación y voluntad.

©Julia Pérez Bustamante | Todos los derechos reservados

¿Te interesa tu carta astrológica kármica personalizada?
¿Quieres hacer un regalo original? ¡Consulta aquí!


Tres Mancias

Soy Julia Pérez Bustamante y resido en Argentina. He estudiado y practicado diversas mancias durante décadas y actualmente me dedico a realizar lecturas personalizadas con monedas (I Ching), con cartas de Tarot y cartas astrológicas. También enseño Astrología on line. En todas mis lecturas, el enfoque es pragmático y laico, aportando información real, precisa y útil para que quienes me consultan ¡tomen decisiones por sí mismos!

0 comentarios

¿Preguntas, sugerencias, comentarios...?¡Adelante!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Lo sentimos. No es posible copiar contenido ni inspeccionar el código fuente
Tres Mancias

Suscríbete a nuestra newsletter

y recibe actualizaciones y promociones exclusivas