Arcano 0 – 22

Con estas láminas fuera de serie, podemos ingresar a través de una especie de puerta que se abre en cualquier parte del sendero para así luego resurgir en cualquier otro punto del mismo. Se trata de un portal mágico pero alejado de la ciencia que maneja El Mago. El Loco acuariano y marsellés es caótico, imprevisible en su locura valga la redundancia y por de más libre de tecnicismos y métodos de trabajo. Vagabundo, errante y sin dirección, tiene la posibilidad de retornar o de continuar como se le antoje por los caminos del destino que forja.

El Loco es una lámina sin tiempo ni lugar. Podemos encontrarlo en cualquier lado y momento, y se nos escapa de las definiciones tajantes. Mirando hacia el pasado o hacia el futuro, es una lámina de corazón palpitante que conduce los movimientos como pocos personajes del Tarot lo pueden hacer.

Debido a que no se plantea un punto final ni es posible identificar un punto de partida, tampoco es posible trazar metas de avance sino tránsitos irracionales para el sentido común. De esta forma, podría dar la impresión de que este personaje irresponsable justamente no responde a nada y que no hay experiencia material que le indique un significado vital para su transcurrir. Podría parecer que El Loco no se mueve, que siempre se encuentra en la misma situación cuando en realidad lo que ocurre es que es inubicable.

Su apego es sumamente impersonal. ¡Por supuesto que El Loco tiene sentimientos! Los vive de manera muy presente pero no se deja dominar por ellos: los lleva sobre sí como emblema de su triunfo sobre las ataduras que pudieran implicarle, obteniendo así esa peculiar libertad de movimientos que le permite atravesar lugares, personas y cosas con una naturalidad desapegada pero profundamente conectada con el todo, con el entorno, con la inmensidad afectiva que lo rodea.

Esta percepción cabal del mundo de los afectos es una llave que no poseen otros personajes del Tarot, ni El Mago ni El Emperador y mucho menos Los Enamorados. Ni siquiera La Sacerdotisa, regente del mundo lunar, posee la experiencia extática del amor que interpenetra a todo el universo y que lo mantiene cohesionado. Por tal motivo, El Loco es un viajante que recorre la eternidad sobre los hilos invisibles que enlazan la mente con lo material, lo racional con lo irracional, la oscuridad y la luz…

El Loco, disposición del Tarot que abre cualquier posibilidad…inatrapable por nada, conectado con todo, amante de la vida, posee la llave maestra hacia cualquier plano, circunstancia o experiencia. Riesgos, risas y desaprensión acompañan el devenir de este personaje inescrutable.

©Julia Pérez Bustamante. Todos los derechos reservados.

¿Te interesa una lectura de Tarot personalizada o para hacer un regalo original? Hacé click acá.


Tres Mancias

Mi nombre es Julia Pérez Bustamante y resido en Argentina. He estudiado y practicado diversas mancias durante décadas y actualmente me dedico a realizar lecturas de monedas (I Ching), de cartas de Tarot y de cartas astrológicas. En todas ellas, mi perspectiva es pragmática y laica, enfocada en aportar información real, precisa y útil para que el consultante tome decisiones por sí mismo.

0 commentarios

¿Sugerencias, comentarios, preguntas? ¡Adelante!

error: No es posible realizar esta acción