Empezamos un viaje arcano para conocer la resonancia de Virgo cuando este signo se encuentra en el horizonte natal. Mercurio será tu regente astral y comenzarán los ecos hacia Júpiter, con el sello kármico de Neptuno sugiriendo la orientación mental. El Tarot egipcio nos invita a recorrer la travesía para esta resonancia energética.

ascendente Virgo Astrología

Mercurio rige al signo de Virgo y cuando este signo se halla en el horizonte astral, la permanencia y la estabilidad permiten aumentar la vitalidad. La persona tiende a observar detalles y a mantener cierto orden, rutina y visión de conjunto, todo ello como una manera de desarrollar una «higiene» que, sin embargo y como veremos, puede ser aparente. Parámetros de apreciación un tanto rutinarios y la previsibilidad resultan muy importantes, y daría la impresión que a estos nativos no les cuesta descansar sobre las bases heredadas, ya que Cáncer es la expresión zodiacal esotérica y magnética que corresponde a la experiencia astral de Virgo (ver tabla de correspondencias en Las tres cartas natales).

Al igual que ocurre con el Ascendente en Géminis, la dirección del desarrollo está muy marcada por las experiencias mentales durante el período de gestación. Pero en la regencia de Virgo, el desarrollo de la resonancia Mercurio-Júpiter es diferente. Al igual que Urano, Mercurio es una fuerza asociada a dos formas arcanas de regencia y una de ellas es asimilable a la posición invertida de El Triunfo, símbolo de la desintegración y del uso inadecuado de las facultades psíquicas, un astralismo que eventualmente puede derivar en conflictos de orientación. (Arcano 16).   

La otra forma de regencia asociada a la resonancia, El Jerarca, es la que subyace a la posibilidad de transmutar la frecuencia natal aplicando energía mental con inteligencia (materialización) o con sublimación (sutilización). Esta forma es una disposición que abarca al conjunto de cosas y seres en el que transcurre la conciencia. La percepción de distintos niveles de agregación de la energía otorga una visión del contexto de inserción pero también de su orden interno, un modo de ensamblar la propia estructura dentro del sistema mayor en el que se encuentra. Este panorama es el que permite formar una perspectiva de integración que sea vital y con sentido orgánico. (Arcano 5).

Los arcanos 5 y 16 representan diferentes posiciones que puede adoptar la Mente en relación consigo misma y la estructura. El primero señala su reflexión que libra de combinaciones dinámicas nefastas, de una exaltación asociada al astralismo de la Luna en su aspecto destructor. Orientada la conciencia a través de sus transformaciones, surge automáticamente una resonancia armónica de evolución que transmuta las fijaciones lunares y enriquece la experiencia. (Arcano 3).

Como generalidad, los ascendentes marcan la dirección para el Sol natal. Con el horizonte en el signo asociado a la espiga y a la virgen, la orientación mental que la persona adopte arrastrará la expresión de las luminarias en su conjunto. Con este desarrollo en particular, lo importante no es la racionalidad en sí misma sino dónde se enfoca la percepción. Ajustar el propio tono mental en función de bajas frecuencias o incluso de tonos ajenos, cierra las posibilidades individuales que podrían desprenderse del cultivo de la Luna natal: el desarrollo es transmutación.

Para Virgo ascendente, las tendencias lunares se encuentran más que veladas y operan desde máscaras racionales heredadas. Una vez más: lo importante aquí no es la lógica racional sino los peligros de cierre y de autodestrucción que conllevan los intentos de dominio psíquico, sobre sí mismo y sobre el entorno. La vitalidad proviene de los procesos de transmutación propios pero cuando estos voluntariamente se obturan, la Luna lo cubre todo con un manto de oscuridad, mostrando una verdad esotérica: no es posible dominarla sino despertarla. La ciencia y el conocimiento de Virgo apuntan a desarrollar la reflexividad de la Mente, y ello a veces a expensas de su propio desarrollo. Esto también es conocimiento.

©Julia Pérez Bustamante | Todos los derechos reservados


Tres Mancias

Soy Julia Pérez Bustamante y resido en Argentina. He estudiado y practicado diversas mancias durante décadas y actualmente me dedico a realizar lecturas personalizadas con monedas (I Ching), con cartas de Tarot y cartas astrológicas. También enseño Astrología on line. En todas mis lecturas, el enfoque es pragmático y laico, aportando información real, precisa y útil para que quienes me consultan ¡tomen decisiones por sí mismos!

0 comentarios

¿Preguntas, sugerencias, comentarios...?¡Adelante!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Lo sentimos. No es posible copiar contenido ni inspeccionar el código fuente
Tres Mancias

Suscríbete a nuestra newsletter

y recibe actualizaciones y promociones exclusivas