Chanquillo o “El templo de las 13 torres” fue un centro ceremonial hoy considerado como el observatorio solar más antiguo de América. Se halla ubicado en el desierto de Casma en la región de Áncash (Perú), a unos 365 kilómetros al norte de Lima y a unos seis kilómetros del océano Pacífico. Entre el templo y el océano se elevan las Lomas de Mongón, unos cerros que funcionan como una barrera natural a la neblina, lo que explica en parte la visibilidad excepcional del observatorio.

Observatorio solar en Chanquillo Perú

El lugar cuenta con una fortaleza con tres anillos concéntricos de murallas y desde la que se pueden apreciar los torreones en el horizonte con forma de iguana. Cada torre tiene escalinatas empotradas que llevan a la cúspide y, vistas desde abajo, forman una especie de horizonte artificial “dentado”. Estas torres miden entre dos y seis metros de altura, son de forma cúbica, se alinean de norte a sur y se considera que funcionan como marcadores de horizonte.

Las torres en Chanquillo observatorio solar
Las torres en Chanquillo vistas desde un punto de observación oeste

Como ocurre con otros patrones arquitectónicos con alineación astronómica, en Chanquillo también se ha hecho uso del paisaje para medir el tiempo, lo que se conoce como “relojería paisaje”. Pero Chanquillo es único en el mundo ya que contiene varios puntos de alineación. El 21 de diciembre, cuando en el hemisferio sur es el solsticio de verano, el Sol sale por la derecha de la primera torre del extremo derecho. El 21 de junio, o el solsticio de invierno en el sur, el Sol sale por la izquierda de la última torre del extremo izquierdo. Durante los seis meses que intermedian, el Sol se va moviendo hacia la derecha para volver otra vez en diciembre a salir por la torre del extremo derecho: cada vez que el Sol aparece en los espacios vacíos entre las torres de “la iguana”, se marcan otras fechas del calendario con una precisión de dos a tres días. ¡Salidas y ocasos en su conjunto indican equinoccios, solsticios y otras fechas específicas!

El lugar estuvo habitado por una cultura desconocida entre los años 500 y 200 a.C., es decir, hace más de 2.200 años. Esa cultura preexistió a las culturas Inca y Moche y, si bien no se sabe qué cultura fue, sí se sabe que el sitio fue atacado por cultos rivales y que sólo perduró hasta el año 200 d.C. El arqueólogo peruano Ivan Ghezzi y el arqueoastrónomo británico Clive Ruggles se han dedicado a estudiar en detalle esta fortaleza-templo-observatorio y aún continúan investigando las características y circunstancias de desarrollo de esta cultura pionera en la medición del tiempo.

En la actualidad, el sitio se encuentra a la espera de ser declarado patrimonio cultural de la Humanidad por parte de la UNESCO. En el vídeo, podrán realizar una recorrida virtual sobre la totalidad del complejo arquitectónico desde dos puntos artificiales de observación, ¡con simulaciones de las fechas de salidas y ocasos del Sol a lo largo de todo el año!


Tres Mancias

Mi nombre es Julia Pérez Bustamante y resido en Argentina. He estudiado y practicado diversas mancias durante décadas y actualmente me dedico a realizar lecturas de monedas (I Ching), de cartas de Tarot y de cartas astrológicas. En todas ellas, mi perspectiva es pragmática y laica, enfocada en aportar información real, precisa y útil para que el consultante tome decisiones por sí mismo.

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: No es posible realizar esta acción