Empezamos con un viaje arcano para conocer las resonancias de Géminis cuando este signo se encuentra en el horizonte natal. Mercurio será tu regente astral y comenzarán los ecos hacia Júpiter, a través de Urano y con el sello kármico de Neptuno. El Tarot egipcio nos invita a recorrer la travesía para esta resonancia energética.

ascendente géminis

Con Mercurio regente, Géminis porta un karma de revisión mental, de desarrollo de la adaptabilidad para discriminar y elegir entre las relaciones y los modos de comunicarse. Las habilidades sociales y la capacidad de adoptar distintos puntos de vista pueden conducir a acentuar la dualidad en distintos aspectos formales de la vida, ya que la tendencia a ubicarse mentalmente por encima de las situaciones puede explotar los aspectos que interesan y desestimar automáticamente otros, o incluso puede conducir a tomar posiciones que enjuicien los modos y actividades ajenas según la dicotomía del bien y del mal.

La vitalidad aumenta cuando se rescatan las bases afectivas de la auténtica sociabilidad, y la energía mental toma formas que permiten alternar posiciones y estados de ánimo para experimentarlos y vivir sus efectos. Aunque sea paradójico, su integración no es necesaria ya que la estructura vital obtiene energía cuando los lazos se reexaminan desde la vivencia personal que aportan los distintos lugares que se van ocupando a medida que se realizan transformaciones.

En el transcurso, pueden conmoverse la forma de organizarse en sociedad y los lugares que se adjudicaron, aún cuando ello lleve aparejado confrontaciones o separaciones, hasta que se observe que continuar con ciertas afinidades y la tendencia a mantenerse por fuera de los conflictos no permite atravesar algunas experiencias que son necesarias en la línea evolutiva y que seguramente reformularán las cualidades del pensamiento y las maneras de enfocarlo. Surge el interrogante acerca de las circunstancias personales específicas que señalan la diversificación y la necesidad de experimentar situaciones en apariencia opuestas.

El ascendente en el signo de Géminis señala desarrollar la resonancia hacia Júpiter sin exaltación astral. La Mente no puede dirigir su propia expresión exaltada aplicándole un molde sublimador pero lo que hace es transformarse a sí misma para modificar la construcción de formas y su atracción magnética. Al igual que ocurre con el Ascendente en Virgo, hay una referencia implícita al período de gestación, es decir, a la aplicación de energía mental a través del cuerpo gestante. Para Géminis, la herencia kármica se puede observar en la naturaleza de sus propias acciones. Para Virgo, puede estar ligada a un astralismo que domina a las formas mentales.

En la regencia de Géminis, la resonancia aparece a través de las actividades de separación, análisis, conexión y experimentación, y cada producto de síntesis se recicla luego de un período de crecimiento. Es una expresión que se mantiene joven y ágil, promoviendo la novedad y el cambio de condiciones. Como forma en permanente movimiento, cambia un estado por otro, repite la actividad de transformación aunque cada producto sea diferente al anterior y, en este sentido, resulta versátil e inconstante.

Tampoco deja lugar para la quietud o la muerte, excepto la de las formas externas de cada producto, de las simbólicas y de las superficiales. (Arcano 13).

A esta forma subyace la figura de El Emperador mediando la resonancia con la fuerza de voluntad, el control de los impulsos y la destrucción de las mismas formas que adquiere la experiencia para entonces dar lugar a otras creaciones. En este marco ideativo, la conciencia encuentra orientación para sus actividades de ensayo y error y para la sucesión de cambios a la que se halla acostumbrada. Es la orientación hacia el conocimiento intuitivo que surge de la relación entre el pensamiento y la intención. (Arcano 4).

Finalmente, el ser se conoce a sí mismo a través de sus propias acciones, de los efectos del ejercicio de su propia voluntad sobre las personas y las cosas. También se reconoce en su karma personal, el verdadero motivo que inicia su actividad pero que por sí solo no señala ni la orientación de sus movimientos ni expande su Mente. Esto dependerá de cómo decida acercarse al mundo de las cosas concretas, desarrollando literalmente el gusto por la vida, acercándose a las experiencias mundanas, viviéndolas y atravesándolas, en un recorrido que pone en primer plano el magnetismo mental y que invita a aplicar directamente el conocimiento adquirido. (Arcano 3).

©Julia Pérez Bustamante. Todos los derechos reservados.


Tres Mancias

Soy Julia Pérez Bustamante y resido en Argentina. He estudiado y practicado diversas mancias durante décadas y actualmente me dedico a realizar lecturas personalizadas con monedas (I Ching), con cartas de Tarot y cartas astrológicas. También enseño Astrología on line. En todas mis lecturas, el enfoque es pragmático y laico, aportando información real, precisa y útil para que quienes me consultan ¡tomen decisiones por sí mismos!

0 comentarios

¿Preguntas, sugerencias, comentarios...?¡Adelante!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Lo sentimos. No es posible copiar contenido ni inspeccionar el código fuente
Tres Mancias

Suscríbete a nuestra newsletter

y recibe actualizaciones y promociones exclusivas