El karma de la Luna en Cáncer

Cáncer

Las tradiciones y costumbres parecen ser las vías para la afianzar la seguridad emocional (ya que parece haber sido vulnerada con anterioridad) y la energía ha cristalizado con la tendencia a protegerse aún antes de entrar en contacto con otros o con medios extraños. La protección de sí mismo y de todo lo que se aprecia surge como la manera de asegurar el desarrollo cuando la experiencia plantea posibilidades de innovación y creatividad que kármicamente se hallan ligadas a sentimientos de desprotección y riesgo (incluso vital).

Se lleva la memoria de que las cualidades latentes y los potenciales atentan contra el sentido de integridad (afectiva, física), por lo que tratan de evitarse las situaciones de exaltación emocional. Cuando se vence la inercia, los cambios anímicos se efectúan con lentitud y según la propia complacencia. Sin embargo, la lentificación puede llevar a la asincronía respecto de otros, retrasando los cambios necesarios para despertar la creatividad e impulsar el desarrollo de los vínculos.

Se trata de romper con las barreras que inhiben la expresión de las cualidades dormidas y que tarde o temprano buscarán expresión. Si la conciencia no efectúa el movimiento de apertura y desarrollo, es probable que ciertas situaciones de origen kármico hagan desaparecer súbitamente los puntos de referencia y seguridad, debiendo enfrentar inhibiciones ligadas a la memoria y que resultan infundadas para el presente.

Cuando la conciencia busca su potencial, se abre un dique en el que los otros parecen encarnar los distintos aspectos desconocidos de sí, es decir, que se reconocen las propias latencias y posibilidades a través de los reflejos. Los modos emocionales de otros se podrán reconocer y experimentar en sí mismo, percibiendo entonces que contienen la energía necesaria para vitalizar y manifestar distintos tipos de formas (no sólo las heredadas) y que, cuando una forma finaliza, aún se pueden conformar otras desde la diversidad emocional que se ha asimilado en la apertura. De esta manera, la idea de muerte afectiva ya no resultaría peligrosa sino que se convertiría en la intuición que anuncia el cambio emocional y un futuro inicio relacional.

©Julia Pérez Bustamante. Todos los derechos reservados.

¿Te interesaría una lectura astrológica del karma, personalizada o para hacer un regalo original? Hacé click acá.


Tres Mancias

Mi nombre es Julia Pérez Bustamante y resido en Argentina. He estudiado y practicado diversas mancias durante décadas y actualmente me dedico a realizar lecturas de monedas (I Ching), de cartas de Tarot y de cartas astrológicas. En todas ellas, mi perspectiva es pragmática y laica, enfocada en aportar información real, precisa y útil para que el consultante tome decisiones por sí mismo.

0 commentarios

¿Sugerencias, comentarios, preguntas? ¡Adelante!

error: No es posible realizar esta acción