Consultoría en I Ching, Tarot y Astrología

Sai Baba: la realización en sus manos (breve lectura)

Carta natal Sai Baba - Astrología Kármica - Tres Mancias
Carta natal de Sai Baba ~ Astrología Kármica ©Tres Mancias

En la carta de Sathya Sai Baba observamos una configuración de consumación: una carta natal contiene dos regentes kármicos, el norte y el sur, y ambos se encuentran conjuntos a los ascendentes del gurú.

En el primer caso, su Luna o regente kármico norte forma un aspecto de conjunción a la Cabeza del Dragón, ambos en Cáncer, lo que indica que la persona encuentra seguridad psicológica en ámbitos cerrados, de tono hogareño, en círculos donde se desarrolle pertenencia y donde sea posible desplegar una buena dosis de dominio psíquico sobre el entorno (Plutón).

El otro regente kármico de su carta, el sur, se halla conjunto al ascendente del Sol. Saturno y el Sol mismo en Sagitario, y en conjunción al ascendente Escorpio, hablan del renacimiento en función de una flecha certera de dirección energética. El pasado kármico de este personaje encontró plena expresión en el presente, y podría afirmarse que lo consolidado en anteriores encarnaciones fue puesto sobre la mesa actual para ser expresado con plena autoridad. Otro lado de la cuestión también lo constituye el alto grado de experiencia para materializar, en sentido concreto, lo que se propone. En este ejemplo, y a diferencia de otros procesos saturninos, el planeta muestra el aspecto de transformación que presenta la experiencia. De la energía sexual sublimada se extraen los componentes vitales para forjar una identidad que hace lo que ama y concretiza lo que dice ser.

El desarrollo de este tema kármico indica el alejamiento respecto de los temas relacionados con la muerte, el acercamiento hacia la vida, la sublimación permanente de las mismas experiencias del presente, en una especie de quema kármica constante, dejando tras de sí un sendero de cenizas sobre las que no se volverá (esto también se aplica respecto de los remanentes psicológicos de su última reencarnación, es decir, la liberación de las bases psicológicas heredadas). Tan es así, que incluso los residuos se convierten en fuego purificador que, en lo personal, se convierten en fuente de diversión y de entusiasmo.

©Julia Pérez Bustamante | Todos los derechos reservados

¡Comparte esta nota!

Share on facebook
Share on twitter
Share on tumblr
Share on telegram

¿Preguntas, sugerencias ...? ¡Comenta y participa!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más cartas de famosos

Otras notas y tips esotéricos

Ya te has suscrito a la newsletter.

¡Pronto recibirás
un e-mail de Tres Mancias!