El karma del Sol en Sagitario

Sagitario

La naturaleza ígnea transmuta hacia el Agua y así el cuerpo comienza a absorber energía enfocándola a través de Marte. Se enfatiza la conciencia reflexiva que se orienta a través del progreso y en la expansión. Así encuentra impulso dinámico y dirección de movimiento para transformar las experiencias anímicas y las condiciones materiales. De la amplitud del movimiento de transformación se desprende la tensión, efecto que junto a la definición interna muestran las diferencias con el entorno vital y resaltan la singularidad.

Una manera de no detenerse a revisar la propia acción es pasar por alto los detalles y enfocarse casi obsesivamente en algún proyecto o anhelo, perdiendo de vista si las vías y los objetivos han sido diseñados por sí mismo o si corresponden a mandatos, dogmas o certezas ajenas que se han adoptado sin previo análisis personal. Cuando se revisa lo que se ha dado por sentado y se observa lo que antes se ha pasado por alto, se empiezan a reconocer qué ideas frenaron la maduración y con quiénes se mantienen relaciones de obediencia (aún cuando se crea que se expresa la singularidad con libertad).

El entusiasmo y la chispa del carácter facilitan obtener los elementos que se precisan para los proyectos pero también disimulan el desarrollo tardío de los propios parámetros de valoración. Antes que algún sentido de pérdida, cada transformación amplifica la experiencia y en ese sentido parece que siempre se resulta enriquecido, incluso cuando el registro emocional indicase detener el despliegue.

Se Mantiene la habilidad para autocentrarse durante los cambios, aún cuando para elaborarlos se precise descentrarse observando formas alternativas de sintetizar la experiencia, tales como los distintos modos de interpretar que pueden conducir a conflictos de tolerancia mutua. Cuando se entiende que las ideas se desprenden de la percepción en sus distintos grados de agregación, los conflictos acerca de las decisiones pierden interés y se dejan atrás, ya que se renueva la cualidad del deseo que impulsa hacia otras áreas de expansión y conocimiento.

Se trata de un movimiento en el que la conciencia no sólo redefine su horizonte de aspiraciones sino que también genera un efecto movilizador en el entorno cuando este observa que no han mermado ni la energía vital ni la capacidad de enfocarse mientras ocurren ciertos cambios radicales en la estructura de vida. La relación entre las ideas y el deseo invertido en ellas es lo suficientemente fuerte como para no dejar dudas acerca de la convicción en el movimiento.

El impulso evolutivo es personal, se centra en la expansión del pensamiento y se desarrollan las facultades mentales para dirigir la energía. La conciencia percibe el funcionamiento general del cuerpo y el de sus diferentes partes. Así, se depura la red etérica y se registran las obstrucciones que pudieran surgir debido a la misma actividad mental. Se adquiere conciencia desarrollando la habilidad para dirigir y distribuir el caudal magnético.

©Julia Pérez Bustamante. Todos los derechos reservados.

El Centauro y el Arco

¿Te interesaría una lectura astrológica del karma, personalizada o para hacer un regalo original? Hacé click acá.


Tres Mancias

Mi nombre es Julia Pérez Bustamante y resido en Argentina. He estudiado y practicado diversas mancias durante décadas y actualmente me dedico a realizar lecturas de monedas (I Ching), de cartas de Tarot y de cartas astrológicas. En todas ellas, mi perspectiva es pragmática y laica, enfocada en aportar información real, precisa y útil para que el consultante tome decisiones por sí mismo.

0 commentarios

¿Sugerencias, comentarios, preguntas? ¡Adelante!

error: No es posible realizar esta acción